Es relevante adoptar las tecnologías disponibles, pero también es importante contar con expertos en detección de fraude que sepan aprovechar el Big Data disponible para el establecimiento de patrones orientados a la prevención y detección oportuna de incidentes de fraude.

El fraude de la industria financiera crece cada año, por lo mismo a su vez las compañías toman mayores y mejores medidas de seguridad. Sin embargo, los modus operandi van mutando y el fraude se traspasa de una institución a otra.

En este escenario contar con un modelo colaborativo para abordar la detección y mitigación del fraude es fundamental. La velocidad de respuesta, la coordinación y efectividad de las medidas son clave a la hora de proteger no solo los activos de clientes e instituciones, sino que también su reputación.

Es relevante adoptar las tecnologías disponibles, pero también es importante contar con expertos en detección de fraude que sepan aprovechar el Big Data disponible para el establecimiento de patrones orientados a la prevención y detección oportuna de incidentes de fraude.

El fraude en los medios de pagos es una amenaza sistémica. Para abordarlo de una manera efectiva y mitigar sus pérdidas, los métodos deben ser ágiles y adaptables. Esto es importante porque está visto que una vez que un modo de operación ha sido detectado en una institución financiera, los delincuentes se mueven a otra intentando los mismos métodos.

El enfoque de consorcio o colaborativo para abordar el fraude en medios de pago se ha posicionado como tema central. Por ello, contar con una visión holística, tanto de los actores principales que deben tomar acciones coordinadas como de los reguladores y proveedores que dan soporte a una labor eminentemente evolutiva es base.

Compartir información acerca de las amenazas y ataques ha demostrado en el pasado ser altamente efectivo para reaccionar con velocidad e impedir nuevos riesgos antes de que sean sistémicos.

En la medida que los canales digitales se multiplican, con medios de pagos más rápidos y formatos de mensajería con más datos las estrategias para abordar el fraude también deben evolucionar.

Cada institución cuenta con información que le permite tener una estrategia de defensa frente a las cambiantes caras del fraude, pero al compartir información entre instituciones es posible crear una red de información de otro nivel lo que aumenta de manera exponencial la efectividad.

Contar con una plataforma que permita disponer en tiempo real de información de amenazas, disponible para los distintos actores que colaboran en la defensa del fraude es condición para una estrategia moderna que limite el fraude de todos los actores de la industria financiera, mientras se reduce la fricción para el cliente y los falsos positivos.

E.nable, nuevo socio de Chiletec tiene 21 años de experiencia dedicados a este tipo de servicios.

Ver Fuente